Global flag icon
Global
Albania flag icon
Albania
Brazil flag icon
Brazil
Chile flag icon
Chile
Finland flag icon
Finland
France flag icon
France
Germany flag icon
Germany
India flag icon
India
Ireland flag icon
Ireland
Italy flag icon
Italy
Netherlands flag icon
Netherlands
Norway flag icon
Norway
Peru flag icon
Peru
Poland flag icon
Poland
Spain flag icon
Spain
Sweden flag icon
Sweden
Türkiye flag icon
Türkiye
United Kingdom flag icon
United Kingdom
United States flag icon
United States

Racionamiento: experto sostiene que diésel de seguridad «no se hace cargo del problema de fondo»

En webinar, organizado por Acenor, los panelistas entregaron los resultados de un estudio realizado por Breves de Energía que da cuenta de los impactos y costos del cambio más significativo del nuevo decreto de racionamiento. FUENTE: Revista Electricidad

Nwesletter 8 - Racionamiento.png

En webinar, organizado por la Asociación de Clientes Eléctricos No Regulados (Acenor), los expertos analizaron las consecuencias de la modificación al Decreto Supremo N°1/2022, que establece modificaciones al actual decreto y crea el «Diésel de Seguridad», quienes coincidieron en señalar que con ello se encarece los costos de generación y de producción que se traspasarán a clientes finales.

El director de Breves de Energía, Cristián Muñoz, expuso sobre el estudio que da cuenta de los impactos y costos de dicho mecanismo, donde entregó un contexto de la norma, cómo se realizaría el pago de los costos y realizó un análisis de las deficiencias del decreto.

El ejecutivo inició la exposición señalando que primero es importante contextualizar. “El Decreto 1, viene a ampliar la vigencia del Decreto 51 -de agosto del 2021-, que es un decreto preventivo de racionamiento, medidas donde el regulador impone medidas a modo de prevenir cualquier tipo de falla en el suministro. Ese decreto preventivo dura hasta el 31 de marzo y principalmente entre sus medidas, buscaba agilizar un poco la burocracia de los proyectos y le impone al Coordinador la misión de representar mejor las hidrologías y adicionalmente le dice que mantenga las cuotas, volúmenes y trate de subirlo a medida que a fines de marzo lleguemos con una mejor reserva, entendiendo que los embalses más relevantes están agotados. 

«El decreto 1 empieza a circular en enero, y lo que hace es prolongar el decreto 51 hasta finales de septiembre, porque se ve un problema en el suministro, y también ve que el año hidrológico -que empieza en abril- se viene complicado, seco», explicó Muñoz.

Junto a eso, el ejecutivo añadió que «el decreto impone unas medidas novedosas y una de estas es sobre el suministro de petróleo, el tema de la restricción de petróleo es un tema conocido del mercado y llama la atención que este decreto impone que las unidades tengan un back up de petróleo, llamado diésel de seguridad. Esto se realizó porque el ente regulador realiza un estudio mensual donde ve el abastecimiento del sistema y ve cómo está el suministro».

En suma, «este estudio presenta varios casos donde intenta identificar la robustez del sistema eléctrico, se identifica el escenario crítico y ver de todos los casos que son casos complicados, elegir un escenario crítico que no está formalizado, entonces se identifica la cantidad de petróleo que se necesita en función a los metros cúbicos que se necesitan mensualmente y los m3 por día máximos que voy a necesitar. La energía que necesito mes a mes y la capacidad máxima que necesito asegurar, pero el decreto dice que compare el año 2021 y el diesel de seguridad que resulta, es el resultado de la comparación con el año 2021 y adicionalmente hace lo mismo con el máximo consumo», señaló.

Sumado a esto, explicó que «entonces, el diésel de seguridad se calcula con la comparación del año 2021 con el 2022 y resulta en los m3 cúbicos máximos, por mes y la capacidad máxima diaria. Con estos resultados, el Coordinador dice que necesita que envíen los costos activos y variables. Al recibir estas propuestas, los costos fijos los divide por la energía que le está asegurando la central termoeléctrica y ordena de menor a mayor la producción. Así es como se determina el diésel de seguridad».

Pago de los costos

En cuanto al pago de los costos -explicó Muñoz-, «lo asumen los generadores, es una política normal que se ha acostumbrado, el costo adicional se calcula el costo lo divido por la demanda  y se lo traspasa a los clientes. Sin embargo, esto en la práctica no es así, ya que el próximo paso de los generadores es decir que esto genera un cargo adicional, asumen que tiene una cláusula de traspaso y esto inmediatamente se traspasa a los clientes».

Agregó que «hay una reasignación de ingresos de suficiencia para aquellas centrales a petróleo que lograron ser asignadas con este diesel de seguridad, entonces el regulador le dice “gracias a lo que están aportando con este back up, te doy un adicional, un ingreso fijo de suficiencia”, y un artículo muy relevante es que reduce el costo falla de sistema, es la señal que tienen los modelos para decir cuánto le cuesta al sistema o cuánto valora la sociedad la energía, es una señal potente en la medida que tiene costos de falla más altos».

El ejecutivo detalló que, «primero, no considera las respuestas de los generadores. Los generadores si tienen la señal adecuada de precios y de regulatoria, responden y lo hacen rápidamente. Adicionalmente, hay una escasez relevante en la industria del transporte con respecto a las unidades de transporte que no están tomando en cuenta. Es decir, si uno necesita más tiene que salir a comprarlo y esto no es rápido, no es que uno pida una unidad de transporte hoy y llega mañana, sino que se demora varios meses. Hay falta de conductores especializados, no puede ser cualquiera porque son peligrosas, hay usos especiales».

Además, «no se hace cargo del problema de fondo, que las termoeléctricas a petróleo están acostumbradas a una curva de generación, es decir, que están acostumbradas a que en caso crítico ellas generan solamente algunas horas de la punta. Esto es una curva convencional, la que se está dando hoy día es que las centrales van a generar que se produzca una deficiencia en el suministro de petróleo del cual hay que hacerse cargo», añadió.
Visión de Acenor
Por su parte, el director ejecutivo de Acenor, Javier Bustos, explicó su posición ante el mecanismo de diésel de seguridad, donde destacó que “es importante dejar en claro que como clientes eléctricos o regulados estamos conscientes de la situación de estrechez energética actual. La situación de sequía no solo es evidente, sino que también está afectando a los sectores productivos a lo largo de todo el país. Desde Acenor estamos de acuerdo en que se tomen medidas en el marco de una estrategia integral para evitar una situación de racionamiento, con medidas de corto y mediano plazo”.

Añadió que “El mecanismo denominado diésel de seguridad implica una serie de costos adicionales que, mediante diferentes canales, terminarán siendo traspasados a clientes finales. De esta manera, se estaría traspasando un riesgo del mercado del diésel a los consumidores de energía, cuando normalmente este costo logístico lo absorbe el proveedor de diésel y lo recupera a través del margen por litro o m3 de combustible que vende”.

Además, explicó que “los clientes eléctricos ya pagan mensualmente por energía y por capacidad de suministro eléctrico que esté disponible para las horas de mayor demanda del sistema eléctrico. Lo que establece el mecanismo de diésel de seguridad contradice la regulación existente, donde los costos fijos del aprovisionamiento de combustible ya se pagan por el cargo con potencia”.

“Es un mecanismo que nunca ha sido implementado en la historia eléctrica del país, requiere que se financie una nuestra infraestructura de camiones, choferes,  barcos que en algunos casos podría llegar al 30% de la capacidad actual de distribución. Puede generarse acciones que impacten en la libre competencia, dado que el decreto facilita que se de una negociación centralizada por el cargo fijo del diésel de seguridad”, agregó Bustos.

Además -según el ejecutivo- “nada asegura que este mecanismo vaya a reducir la probabilidad de ocurrencia de eventos de racionamiento, sino que a lo único que apunta es que las empresas generadoras a diésel no tengan que afrontar los costos de contratar suministro de combustible”.

Conclusiones

Considerando que lo más probable es que la escasa disponibilidad de agua para generación eléctrica sea algo permanente en el futuro, creemos que será tarea de las nuevas autoridades enfrentar la actual situación de estrechez energética con una estrategia integral y donde las medidas parciales, como las de mecanismo de diésel, claramente no son la solución.

El mecanismo de diésel de seguridad es una medida compleja de implementar, costosa y poco efectiva para la situación actual. Como Acenor no solo estamos preocupados del costo para los usuarios finales de electricidad, sino también de que se tomen las mejores medidas posibles para el conjunto de la sociedad.

 

Otras noticias de nuestro newsletter Nro 8