Global flag icon
Global
Albania flag icon
Albania
Brazil flag icon
Brazil
Chile flag icon
Chile
Finland flag icon
Finland
France flag icon
France
Germany flag icon
Germany
India flag icon
India
Ireland flag icon
Ireland
Italy flag icon
Italy
Netherlands flag icon
Netherlands
Norway flag icon
Norway
Peru flag icon
Peru
Poland flag icon
Poland
Spain flag icon
Spain
Sweden flag icon
Sweden
Türkiye flag icon
Türkiye
United Kingdom flag icon
United Kingdom
United States flag icon
United States

María Teresa González, country manager Statkraft Chile: “Trabajamos para que el enfoque de Derechos Humanos esté presente en todo lo que hacemos”

04 ago., 2022

La firma estatal noruega con presencia en Chile tiene un Código de Conducta para todos quienes son parte de la compañía y que engloba su compromiso con la integridad empresarial y los DD.HH.

Existen productos que simbolizan la visión de una compañía. Hay servicios que son el fiel reflejo de un grupo empresarial. Probablemente, lo que distingue a la firma de energías renovables Statkraft es su fiel y total compromiso con el respeto a los Derechos Humanos, un sello que ha estado presente en sus 127 años de historia y en el que trabaja constantemente por mantener vigente en sus cerca de 4.800 empleados en todo el mundo.

La estrategia de crecimiento de Statkraft está condicionada al desarrollo de actividades que tengan como base un desempeño sostenible, el compromiso con un ambiente de trabajo saludable y seguro, el cuidado del medio ambiente, un comportamiento ético y el respeto por los Derechos Humanos. A partir de esta definición, la compañía determina un marco de información para comprender y analizar riesgos en materia de Derechos Humanos de forma permanente y en diferentes contextos, e implementar las acciones para mitigar esos riesgos.

Cero tolerancia a la corrupción y un trabajo riguroso en seguridad para mantener al mínimo los índices de accidentabilidad es lo que establece, entre otros puntos, el Código de Conducta de Statkraft, documento que engloba el actuar de las personas que son parte de la organización y que es parte de su sistema de gestión de Derechos Humanos. Un modelo que va más allá de los manifiestos y que se vive en tiempo presente en la cultura de la firma, siendo parte en cada definición y que se extiende también en la relación con sus proveedores y socios comerciales, y en innovadores modelos de trabajo con comunidades en los territorios donde está inserta, como planes de monitoreo participativo abiertos y mecanismos de reclamos, entre otros.

'El compromiso con la creación de valor, el cuidado de las personas y del medio ambiente está en el corazón de nuestra cultura empresarial, y es la primera definición de nuestra declaración de Derechos Humanos de Statkraft. Es un proceso continuo de gestión para garantizar el enfoque de derechos y hacerlos tangibles en nuestras políticas, prácticas de negocio y definiciones de crecimiento', destaca María Teresa González, country manager de Statkraft Chile.

Para la ejecutiva, estos principios son intransables y ahora adquieren más fuerza a partir de la promulgación de la 'Transparency Act', una ley recientemente aprobada en Noruega que obliga a las compañías de ese país a promover el respeto por los derechos fundamentales y el trabajo decente, así como asegurar información pública a este respecto. Por ello, resalta, 'lo fundamental es trabajar la cultura de la compañía en esta línea'.

Gestión de DD.HH. y gobernanza

Statkraft cuenta con un modelo para la gobernanza en temas sociales y de Derechos Humanos que considera políticas y procedimientos; el 'tone from the top' o tono desde las alturas que da cuenta del compromiso formal de las primeras líneas en este ámbito; procesos de debida diligencia en Derechos Humanos y mitigación de riesgos; comunicación y entrenamiento de los trabajadores de manera de promover la conciencia sobre los riesgos de Derechos Humanos entre las diferentes áreas de negocios, además de monitoreo y revisión.

Caso: Restitución del terreno donde está la Morada del Señor Kintuante

En la cuenca del río Pilmaiquén, en el sur de Chile, se sitúa el complejo religioso y ceremonial donde se encuentra La Morada del Señor Kintuante de Maihue, una de las demostraciones más vivas de la cosmovisión y espiritualidad mapuche-huilliche. En 2015, Statkraft Chile tomó el control de Empresa Eléctrica Pilmaiquén y con ella sus activos, entre ellos, una central de generación, dos proyectos hidroeléctricos, además de varios terrenos entre los que se encuentra el sitio de significación.

La compañía inició desde entonces un relacionamiento comunitario sobre la base de la caracterización social, el entendimiento profundo del territorio y de las prácticas ancestrales de las comunidades indígenas. Esto le permitió entender el valor del sitio ceremonial y con ello tomar la decisión en 2016 de no llevar adelante el proyecto hidroeléctrico que afectaba el lugar. Dos años después propuso formalmente a las comunidades su definición de restituir los terrenos de la Morada e inició una convocatoria amplia a todos los actores involucrados, relacionados o con interés en el sitio, en especial, con las comunidades lepuneras.

Esta restitución constituye un acto voluntario de reparación en materia de Derechos Humanos y de los pueblos originarios, bajo el reconocimiento de Statkraft Chile de la existencia de un ser espiritual y de los efectos de un proyecto de energía.

Actualmente, la definición del terreno se encuentra en manos del Estado de Chile a través de Conadi, luego de un fallo que emitió la Corte Suprema en enero de este año. Statkraft Chile está a disposición de colaborar sobre esta u otras materias en caso de ser requerida, puesto que su interés principal es que el proceso de restitución llegue a buen término.