Global flag icon
Global
Albania flag icon
Albania
Brazil flag icon
Brazil
Chile flag icon
Chile
Finland flag icon
Finland
France flag icon
France
Germany flag icon
Germany
India flag icon
India
Ireland flag icon
Ireland
Italy flag icon
Italy
Netherlands flag icon
Netherlands
Norway flag icon
Norway
Peru flag icon
Peru
Poland flag icon
Poland
Spain flag icon
Spain
Sweden flag icon
Sweden
Türkiye flag icon
Türkiye
United Kingdom flag icon
United Kingdom
United States flag icon
United States

A 2050, la energía solar será la gran protagonista del cambio a las energías renovables según un informe realizado por Statkraft

25 oct., 2022

Por séptimo año consecutivo, la compañía de energías renovables Statkraft realizó un profundo análisis del mercado global de energía hacia 2050. Junto con la energía eólica, la solar se consolida como la tecnología renovable clave para reducir las emisiones.

De hecho, según el informe, la energía se convertirá en la fuente de generación de energía más grande del mundo alrededor de 2035. El análisis de Statkraft demuestra que no tenemos que elegir entre resolver la crisis energética actual o la crisis climática. La solución a ambas crisis es la misma: más energías renovables y un uso más eficiente de la energía. Para muchos países, la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables también aumenta su autosuficiencia energética.

“En el Escenario de Bajas Emisiones, vemos que las mejores medidas para resolver la actual crisis energética son las mismas medidas que son cruciales para combatir la crisis climática. Un mayor enfoque en la seguridad energética y la autosuficiencia energética también impulsará la transición hacia la energía verde”, dijo Christian Rynning-Tønnesen, CEO de Statkraft.

Otras conclusiones del informe, con perspectivas tecnológicas optimistas, pero realistas, sobre la transición energética global de hoy a 2050 son:

  • La electrificación es eficiente y reduce las emisiones. Pasar de los combustibles fósiles al uso directo de la electricidad reducirá las emisiones en todos los sectores mientras se utiliza la energía eficientemente en el transporte, la industria y los edificios. Se espera que la demanda de energía se duplique en más del doble para 2050, y todo este crecimiento será cubierto con energías renovables. Se estima que aproximadamente el 80% de toda la energía que se genere a nivel mundial provenga de las energías solares y eólicas.
  • La importancia de los metales en la transición. Sustituir los combustibles fósiles por energías renovables, aumenta la dependencia de los metales, lo que da lugar a otros desafíos. Aunque hay abundantes reservas conocidas, la capacidad de la minería, procesamiento y refinado de metales clave se concentra en unos pocos países. Esto pone de relieve la necesidad de diversificación en el futuro.
  • Cada molécula de CO₂ cuenta. El escenario de bajas emisiones se ajusta a una ruta de emisión de 2 grados. Esto es ambicioso, pero no lo suficientemente ambicioso. Acercarse a una trayectoria de 1.5 grados requeriría un cambio sustancial en la velocidad en todos los sectores. La proyección considera una reducción de las emisiones de CO₂  relacionadas a la industria de la energía se reducirán más de 60%, pasando de 32 gigatoneladas a 12 en 2050.
  • ¡Seamos flexibles! Una elevada proporción de energías renovables más baratas y variables reducirá los costos, pero también aumentará la necesidad de flexibilidad en otras partes del sistema, para equilibrar la oferta y la demanda, dada la dependencia que tienen del clima y condiciones variables. La energía hidroeléctrica tendrá un papel cada vez más importante como proveedor de flexibilidad en la transición energética, terminando como la cuarta tecnología más grande de producción de electricidad en 2050.

La transición energética requiere la cooperación global. La autosuficiencia energética está ahora en la cima de la agenda política, y el mundo se ha fragmentado más. En este mundo en conflicto, la necesidad de una fuerte cooperación internacional y regional es vital si queremos resolver tanto la crisis energética como la crisis climática.

El Escenario de Bajas Emisiones de Statkraft es un análisis optimista pero realista de la transición energética global entre ahora y 2050.