El proyecto central hidroeléctrica Los Lagos mantiene la vigencia de su aprobación ambiental

►    El proyecto se desarrolla bajo altos estándares ambientales, sociales y técnicos, y en constante diálogo con la comunidad.

►    La construcción de la central Los Lagos cuenta con un plan de supervisión arqueológico, de carácter permanente, aprobado por la autoridad, mientras se realicen las obras en terreno.

►    Para la construcción de la planta hidroeléctrica en el río Pilmaiquén se han tomado todas las medidas necesarias para resguardar y proteger piezas arqueológicas, a la espera que la autoridad competente se pronuncie respecto de su caracterización y disposición definitiva.

►    La compañía lamenta profundamente los efectos que ha tenido en la comunidad la toma ilegal del terreno de propiedad de Statkraft donde se realizan actividades culturales de la zona.

 

El desarrollo y construcción de la central hidroeléctrica Los Lagos de Statkraft Chile, en el río Pilmaiquén, se ha caracterizado por la transparencia e información a la comunidad local y autoridades; además del férreo cumplimiento normativo.

Desde su llegada a Chile, Statkraft cuenta con un equipo interdisciplinario de profesiones con amplio conocimiento en relaciones comunitarias, lo que ha permitido profundizar en temas antropológicos y socioculturales. 

La central Los Lagos inició su construcción en agosto de 2019, y en forma previa, la compañía informó a las comunidades y organizaciones indígenas presentes en el territorio cercano al proyecto, así como a las cerca de 30 entidades sociales y autoridades no indígenas locales como de las regiones de Los Ríos y de Los Lagos, llegando a sostener más de 270 reuniones con entrega de información sobre sus proyectos y operaciones en la cuenca del Pilmaiquén. Casi 40% de esos encuentros fueron con actores del mundo indígena.

La transparencia en la información y el diálogo con todos los grupos que han aceptado la invitación a continuar en esta senda de conversación se ha mantenido en todo momento.

Alto estándar de cumplimiento

Para el proyecto Los Lagos se adoptaron estándares de control, información y resguardo, más exigentes incluso que lo señalado en la normativa nacional. Por ejemplo, Statkraft considera un diámetro de prospección inicial de 30 metros para cada elemento con potencial valor arqueológico detectado, mientras que la autoridad recomienda 25 metros y la materialidad de las medidas de protección garantiza la durabilidad y rigidez, considerando señalización a tres caras como mínimo, con la finalidad de evitar todo tipo de intervención involuntaria.

En materia de rescate y relocalización de fauna, la RCA de Los Lagos establece la ejecución de un monitoreo a realizarse a los siete días después de las campañas, según lo recomienda el SAG. Sin embargo, la compañía realiza dos monitoreos adicionales a los 30 y 45 días para evaluar la adaptación de los individuos a las zonas de relocalización.

Además, de forma voluntaria y con el objetivo de abrir el proyecto a la comunidad, desde fines de 2019 se está desarrollando un Plan de Monitoreo Participativo para revisar y realizar seguimiento de los compromisos ambientales que se deben cumplir durante la construcción de la central. La iniciativa es abierta y contempla tres áreas de seguimiento diferenciadas en paneles de monitoreo de calidad del Agua y Medio Ambiente, Socio Productivo Local y Arqueológico.

En la misma línea, el proyecto cuenta con un Plan de Supervisión Arqueológico que se está aplicando durante todo el desarrollo de las obras, especialmente durante las actividades de excavación y movimiento de tierras, lo que implica la presencia permanente de un equipo de arqueólogos en terreno, profesionales que velan por resguardar el patrimonio cultural. Cumpliendo con las obligaciones que establece la RCA, todos los hallazgos encontrados a la fecha han sido debida y oportunamente informados al Consejo de Monumentos Nacionales y a la Gobernación Provincial.

El proyecto Osorno no está en construcción

En 2016, Statkraft tomó la decisión de no avanzar con el proyecto Central Hidroeléctrica Osorno y así lo informó a las comunidades, dirigentes y representantes locales.  Esta definición obedeció a que se identificó en el diseño original de ese proyecto una potencial afectación en el sitio de significación cultural llamado Ngen Mapu Kintuante.

Toma ilegal

“Lamentamos profundamente los efectos que ha tenido en la comunidad de la zona la toma ilegal de un terreno donde siempre hubo acceso para la realización de actividades propias de la cultura ancestral del territorio”, destaca la gerenta de Sostenibilidad y Asuntos Públicos de Statkraft Chile, Carola Venegas.