Chile potencia mundial en hidrógeno verde

Juan Carlos Jobet, ministro de Energía , plantea que "nuestro país tiene el potencial de producir 70 veces más que la capacidad que ya hay construida de generación con energías limpias". En ese sentido, el titular de la cartera es enfático en señalar que el desafío es exportar esa energía, y una alternativa es almacenada como hidrógeno verde.

Debido a la riqueza en energías limpias, sobre todo solar y eólica, y los bajos costos de generación con ellas, Chile tiene la oportunidad de ser líder mundial en producción de hidrógeno verde. En esa línea, Juan Carlos Jobet, ministro de Energía, plantea que "nuestro país tiene el potencial de producir 70 veces más que la capacidad que ya hay construida de generación con energías limpias". En ese sentido, el titular de la cartera es enfático en señalar que el desafío es exportar esa energía, y una alternativa es almacenada como hidrógeno verde.

¿Cuáles el potencial que tiene Chile en la generación de hidrógeno?

Si seguimos avanzando rápido y sentando bases sólidas para su desarrollo, Chile podría estar entre los países más baratos para producir hidrógeno verde.

El mercado estimado es enorme: la Agencia Internacional de Energía estima el potencial de generación de H2 verde de Chile en más de 160 millones de toneladas al año. Como referencia, esto es más del doble de la demanda de todos los tipos de hidrógeno hoy globalmente. Estos datos concuerdan plenamente con los levantamientos de información hechos por el Ministerio de Energía junto a GIZ.

Se estima que en unos 10 años más, los costos de generación del hidrógeno verde serán competitivos con el diesel. Así es que tenemos que avanzar muy rápido si queremos aprovechar esta oportunidad y crear un nuevo polo de progreso para nuestro país.

¿Cuáles son las oportunidades de nuestro país para ser un actor relevante a nivel mundial en este ámbito?

Se habla de seis factores clave o actores que tienen que estar alineados para que el hidrógeno verde se desarrolle a gran escala: la existencia de un comprador (offtaker), un inversionista financiero, los avances de la ingeniería y tecnología, un generador eléctrico renovable y un productor de hidrógeno verde, acompañado por condiciones regulatorias positivas y estables.

Entonces, la alianza público-privada en esta etapa es clave para coordinar a estos actores e identificar las barreras que harían más lento el desarrollo del hidrógeno verde.

Esto se expresa claramente en el proceso de elaboración de la Estrategia Nacional que guiará nuestros esfuerzos y coordinará la inversión privada con las responsabilidades y prioridades públicas.

¿Qué sectores productivos son los que se beneficiarían con el uso del hidrógeno verde?

Tenemos la crucial oportunidad de aportar a que sectores difíciles de descarbonizartransiten hacia operaciones más sustentables. La diferencia entre el hidrógeno y el litio, por ejemplo, es su menor peso. Un kilo de hidrógeno puede almacenar 100 veces más energía que un kilo de baterías de litio. Por eso las soluciones más pesadas serán las que se volverán económicas primero, como el transporte de camiones. En concreto, el hidrógeno verde está fuertemente en la mira de la minería, el transporte pesado (barcos y aviones) y en industrias de uso intensivo de calor.

La economía mundial ya venía prefiriendo productos y servicios con bajas huellas de carbono, y la recuperación post COVID-19 debería ser verde. En este contexto, el hidrógeno verde permitirá a Chile ser líder en la exportación de productos verdes competitivos y la exportación de energía verde. Además, nos permitirá reducir los impactos ambientales locales de estos sectores productivos y así beneficiar a nuestros ciudadanos y a nuestros ecosistemas.

¿Qué países extranjeros son líderes en el uso de esta energía y cómo pueden ser un ejemplo para Chile?

Existen distintos perfiles de países. Algunos, como Japón, Corea, Alemania y otras naciones de Europa, Canadá y el Estado de California, que apuntan a ser líderes en la producción y exportación de tecnologías de hidrógeno, al mismo tiempo que necesitarán importar el hidrógeno verde mismo para satisfacer sus necesidades locales de energía limpia.

Otros países, como Chile, Australia, Marruecos, y Sudáfrica, apuntan a ser líderes en la producción y exportación del hidrógeno verde mismo, al tiempo que lo usan para limpiar sus economías de emisiones de carbono.

Como Ministerio de Energía ya tenemos acuerdos de cooperación activos con Alemania, Canadá y Estados Unidos en los que se incluyen iniciativas de hidrógeno. Estamos también trabajando en plataformas internacionales, como la APEC, Mission Innovation y la COP, para formular iniciativas de cooperación. También estamos explorando nuevas relaciones con Japón, Singapur, Reino Unido y otros países para formar redes internacionales que aceleren el desarrollo del H2.

FUENTE: La Tercera